Tú eres la evidencia de Dios

Si, ¡Tú eres la prueba que tiene Dios!  
El apóstol Pablo fue un gran testigo del Señor y cada vez que fue llevado delante de reyes y jueces, iniciaba su defensa con su propio testimonio: “¡Esto fue lo que me sucedió a mí!” (Ver Hechos 26).  
¡A la gente le interesa saber respuestas a sus necesidades! Relatar la historia de tu vida es mucho más efectivo al testificar que discutir doctrinas teológicas o predicar sermones.  Cuando empiezas a contarles —”¡Esto fue lo que me pasó, asi fue como Dios me cambió!”—, cautivas su atención inmediatamente, se quedan fascinados. Cuando les hablas de tus propias experiencias, si las relatas con sinceridad y con el poder del Espíritu Santo, ¡creerán que les estás diciendo la verdad!  Algo que no pueden negar es tu testimonio y tu vida cambiada.  ¡Conquístalos primero con tu testimonio y tu felicidad, y entonces querrán lo que a ti te hizo feliz!   Tú eres la prueba de que el Dios viviente todavìa està obrando hoy. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s