El fin del Mundo…

El fin del mundo no será mañana

¿Y ese famoso agujero negro, que tantos temores ha provocado, y que podría nacer en el seno de la máquina para engullir la Tierra o incluso el universo? 

“No existe ningún riesgo”, reitera John Ellis. “Cada día nos bombardean partículas del espacio que son mucho más energéticas que nuestros protones y aún seguimos vivos.”   Una certitud compartida por el conjunto de la comunidad de físicos que sabe que los minúsculos agujeros negros que el LHC podría tal vez crear, no alcanzarían jamás la masa requerida para devorar lo que fuera; además, desaparecerían en una fracción de segundo.

Ello no obstante, en la misma mañana del día histórico, un periódico gratuito lanza un foro Internet para pedir a sus lectores lo que harían si el fin del mundo llegase en el día de mañana…

Y unas páginas más adelante, el mismo periódico nos explica que un agujero negro sólo podría formarse con el colapso de una estrella con una masa 25 veces superior a la de nuestro sol.

Nuestro Señor Jesús dijo que “…el día ni la hora nadie sabe, … sino solo mi Padre…” Cuidado con algunos engañadores que andan anunciando fechas sorprendiendo a la gente.  Lo que sí es cierto es que podría ser hoy, mañana o quién sabe, pero eso sí, está más cerca de lo que imaginamos. Y Tú estás listo o preparado para su venida? Hazlo ya.


E = MC2

El Gran Colisionador de Hadrones (LHC) se compone de dos tubos circulares de 27 kilómetros de circunferencia, en los cuales se hacen circular haces de protones a contracorriente antes de hacerlos colisionar.

Guiados y acelerandos por más de 1.800 imanes supraconductores, los protones alcanzan una velocidad próxima de la de la luz y almacenan una energía tan grande que sus colisiones crean nuevas partículas. La energía liberada se condensa en materia en virtud de la ecuación famosa de Einstein E = mc2.

Estas partículas son las mismas que existieron instantes después del Big Bang, la explosión inicial de la que nació el universo hace más de 13 mil millones de años.

Las partículas así creadas son tan pequeñas y sus vidas tan breves que, para poder ver sus trazas, hubo que construir detectores gigantes ultrasensibles. El más grande entre ellos, conocido por el acrónimo CM, pesa 12.500 toneladas; puede ser comparado con una cámara de foto numérica que toma 40 millones de imágenes 3D al segundo, con una resolución de 100 millones de píxeles.


UBICACIÓN DEL CERN

Zoom



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s